Columnas

  • Pretty Guilty y la nostalgia.

    Alguna vez me reencontré con un hombre con el que había pasado momentos muy buenos. Habíamos salido(ish) por unos meses antes de que él decidiera que ya no lo haríamos más, y quedamos en términos excelentes. Tiempo pasó, muchas conversaciones y parejas eventuales pasaron, y decidimos volvernos a ver, con las mismas intenciones casuales que […] Read more…

  • Pretty Guilty, los carbs y el abandono.

    Estoy a dieta. Sí, sé que no estoy muy pasada de peso y sé que la pizza es lo mejor del mundo (es una realidad a la que me enfrento todos los días), pero el asunto es que por primera vez en mi vida decidí comenzar a comer como una adulta consciente de que todo ese […] Read more…

De Pau

  • No sé si soy freelance o estoy desempleada, y otros dramas de la vida post-graduación.

    Hace 2 años, 1 mes y 22 días me gradué de la pequeña pero ruidosa licenciatura en Periodismo y Medios de Información –sí, sí existe y no, no es comunicación, como dijo el eslogan de nuestro décimo aniversario– del Tec de Monterrey, con el mejor promedio de mi generación, mención honorífica de excelencia, seis meses de experiencia […] Read more…

  • Casarse o no casarse. O cómo casarse.

    Estoy en el limbo. Todos mis amigos, y los de El Dude, están casándose y muy felices por ello. Tanta emoción –y tanta mención de flores y vestidos– me tiene, por supuesto, esperando el momento en que “me toque” a mí. Después de la última entrega de anillo en el grupo del guapo hombre al […] Read more…

Reviews

  • Alta Costura Otoño 2015: Christian Dior

    Hay algo satisfactorio en ver a un diseñador tomar el estilo de una casa de moda icónica y hacerlo suyo, pero aún más lo es ver como el creativo toma su propia estética y la hace parecer la de la marca. Y eso fue exactamente lo que Raf Simons hizo con su séptima colección de […] Read more…

  • Reseña: Makeup eraser (o el nuevo amor de mi vida. Sorry, guapo).

    Para las mujeres amantes del maquillaje (o que lo usan por cualquier razón), despertar es aterrador. Por mucho que intentemos con decenas de bolas de algodón y litros de todo tipo de desmaquillante, siempre queda algo –por lo menos– en las pestañas, lo que a la mañana siguiente se traduce en unos muy adorables pero […] Read more…